Diputados con más de 90% de inasistencias buscan reelección

El registro de inasistencias a la AN cuestiona el compromiso de algunos candidatos a la reelección. La organización Transparencia Venezuela difundió la segunda parte de su informe ¿De verdad quieren ser diputados?, en el que hace énfasis en el caso de los parlamentarios que hoy quieren repetir en sus circuitos como candidatos de la MUD y se medirán en las primarias del próximo 17 de mayo.

El informe, basado en el récord de asistencias de los diputados a las sesiones de la Asamblea Nacional, detalla las ausencias de los 12 legisladores que buscan seguir ostentando este cargo de representación popular, según reseña Sugey Díaz, del diario La Verdad.

El peor evaluado según el documento fue el diputado por el estado Anzoátegui, Jacinto Romero Luna, elegido en el 2010 por la circunscripción número 2 (Anaco, Aragua, Bruzual, Libertad, Cajigal, Carvajal, Santa Ana, MacGregor, San Juan de Capistrano).

Romero Luna, a pesar de tener el peor récord de asistencias, con 94 por ciento de faltas, quiere volver a ser parlamentario. “Ostenta el mayor número de inasistencia registradas en las sesiones de la plenaria con 205 hasta el 31 de marzo del presente año”, señala el informe.

El segundo “peor” diputado, según las inasistencias, fue Morel Rodríguez (Nueva Esparta). Rodríguez faltó a las sesiones legislativas 105 veces desde enero del 2011 hasta el 30 de marzo de 2015. Es miembro de Comisión Permanente de Política Exterior, Soberanía e Integración, y el año pasado estuvo presente en 21 de las 30 reuniones ordinarias realizadas en dicha comisión.

74543c

Pasó la prueba
Según cita Transparencia Venezuela, la diputada “con el mayor compromiso con su cargo” fue Vestalia Sampedro, quien presenta el mejor promedio de asistencias a sesiones de las plenarias del grupo de parlamentarios que se medirán en las venideras primarias, con 83 por ciento de asistencia.

Destacan de Sampedro, su participación en la Comisión Permanente de Finanzas y Desarrollo Económico; “participando siempre de lleno en la discusión de los créditos adicionales que no están debidamente especificados en el uso que se le darán a los recursos, además de ser incisiva en las discusiones de los proyectos anuales de la ley de Presupuesto”.