Afganistán confirmó 94 decesos del EI

El Ministerio de Defensa de Afganistán informó que el proyectil estadounidense GBU-43, denominado la “madre de todas las bombas” y lanzado el pasado jueves sobre una base del grupo terrorista Estado Islámico (EI), acabó con la vida de 94 de sus miembros, entre ellos 4 altos cargos.

Además varios depósitos de munición de los terroristas y una decena de viviendas fueron destruidas en el ataque, que no dejó víctimas civiles, según detalló el comunicado.

Tanto el Ministerio de Defensa afgano como el contingente de EEUU en Afganistán han incidido en que el ataque no causó víctimas civiles, pues, según su versión, la única familia que vivía cerca de la base del EI fue desalojada horas antes del bombardeo.

Por su parte, el EI negó la víspera, a través de la agencia de noticias Amaq, que el ataque de EE.UU hubiera causado muertos o heridos en sus filas.

El proyectil, de 10 toneladas y una de las de mayor poder del arsenal convencional estadounidense, acabó con una estratégica base de este grupo terrorista, compuesta por túneles construidos durante la invasión soviética al país asiático.