Así funciona Pegasus, el software que espía a través del celular

Llega por un mensaje de texto y se filtra silenciosamente en el sistema operativo del celular. Sin que el usuario lo sepa, activa la cámara y micrófono del móvil y además descarga todos los archivos incluyendo fotos, mensajes de WhatsApp o Telegram y videos. Así es Pegasus, un software creado por una empresa israelí y que ha generado todo un escándalo en México.

Pegasus es un programa de ciberespionaje utilizado por varios países del mundo para labores de inteligencia contra el terrorismo y el narcotráfico pero ayer trascendió que varios periodistas y activistas mexicanos fueron espiados mediante el uso de dicha tecnología.

El software se vale de la inocencia o buena fe del usuario o dueño del móvil, pues mediante un mensaje de texto lo invita a ingresar a un link o enlace. La persona hace clic y a partir de ese momento baja todas sus defensas, pues le permite al software apoderarse de su celular.

La organización mexicana Red en defensa de los derechos digitales (R3D) denunció que personas como la periodista Carmen Aristegui recibieron un mensaje de texto que aparentaba ser información valiosa, para invitarla a hacer clic sobre el enlace. Eso permitió a los espías activar el software en el celular de decenas de personajes mexicanos.

Sin embargo, la Red ha advertido que existe otra modalidad del software (más cara) que permite que Pegasus sea instalado de manera remota en el móvil sin que la víctima haga nada.

Este GIF de la R3D explica cómo funciona Pegasus:

El software fue creado por NSO Group, una compañía israelí que asegura que solo vende la herramienta a los gobiernos bajo el compromiso de que se use únicamente para combatir el terrorismo o el narcotráfico. Sin embargo, redes de revendedores lo compartirían con terceros interesados en espiar a ciertas figuras prominentes de sus países.

No es fácil saber si Pegasus infectó su celular. Hay quienes advierten que los móviles podrían estar infectados cuando constantemente presentan problemas con las aplicaciones (que se cierran con frecuencia o quedan “pegadas”), o bien cuando con frecuencia se “caen” las llamadas.