Defensor aseguró que fiscal firmó actas que designan a magistrado

El defensor del pueblo, Tarek William Saab, dijo este jueves que las pruebas grafotécnicas confirmaron la autenticidad de la firma de la fiscal general, Luisa Ortega, en el acta que avala la designación de los magistrados del Supremo que la titular del Ministerio Público tilda de ilegítimos.

Saab indicó que las pruebas las hizo el Cicpc y que la firma y el sello de la fiscal “resultaron ser originales”.

“También resultó positivo el sello de recibido de la Fiscalía General de la República a la convocatoria que yo hiciese en mi condición de presidente del Consejo Moral Republicano”, tanto a la fiscal como al contralor, manifestó en un contacto telefónico con el canal estatal VTV.

Saab insistió en que estas pruebas fueron necesarias dado que la fiscal negó al Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) haber sido convocada a esta sesión en la que se “preseleccionó” a los magistrados del máximo tribunal que, aseguró, se realizó el 16 de diciembre de 2015.

Además, indicó que el TSJ investiga la “actitud dolosa” de quien fue en ese momento secretaria del Consejo Moral Republicano que, presuntamente, no colectó todas las firmas en el momento de la reunión del 16 de diciembre.

Según él, luego de la reunión de diciembre hubo otra el 21 de enero de 2016 donde se leyó el acta de la sesión anterior que la fiscal también firmó.

“En la lectura del acta claramente se especificó que era (…) para preseleccionar magistrados y magistradas para el año 2015 por parte del Consejo Moral Republicano que luego serían enviadas a la Asamblea Nacional”, detalló.

El pasado martes, Ortega explicó que ella no firmó el acta de la sesión del 16 de diciembre de 2015 porque esa reunión “no se realizó” y, además, indicó que la copia que ella tiene del acta de esa sesión tampoco tiene la firma del defensor, solamente la del contralor.

“Yo siempre señalé que esa sesión del Consejo Moral Republicano no se realizó y que, por supuesto, como no se realizó yo no estuve allí”, afirmó.

Sin embargo, señaló que la prueba grafotécnica fue ordenada para el acta de la sesión del 21 de enero de 2016 a la que confirmó que sí asistió y de la que dijo que no niega haber firmado.

“Yo no estoy negando esa firma. Mal puede pedirse una prueba grafotécnica sobre una firma que no está en duda”, dijo, por lo que consideró que la prueba solicitada es “inoficiosa e impertinente”.

Con información de: EFE.