Futbolista del Táchira falleció en protestas

Énder Peña falleció en una protesta contra el presidente Nicolás Maduro en Venezuela. El joven de 19 años era futbolista, su padre Rafael Peña, repudió que lo llamen “delincuente”.

Plantado frente a las cámaras, se dirigió a los militares que según él mataron al muchacho, el pasado domingo en la ciudad de San Cristóbal. “Asesinos es lo que son, y que vengan por mí, al fin y al cabo ya que me importa”, añadió Peña, de 54 años, con una camiseta de Énder colgada en el brazo izquierdo, la aurinegra de Lotería del Táchira, donde jugaba en las categorías juveniles.

Peña murió de un disparo en el abdomen durante choques entre manifestantes y militares, que se desataron cuando protestaba cerca de un centro electoral.

Su caso se sumó al de Gustavo Leal, de 18 años y jugador de las inferiores del Puente Real, baleado el viernes último en una barricada también en proximidades de un puesto de votación en San Cristóbal, capital del estado Táchira.

 

Peña fue velado en su humilde vivienda de San Cristóbal, y sus exequias terminaron empañadas por la violencia. Desconocidos realizaron disparos cerca de la iglesia donde se ofició la misa, provocando pánico entre los asistentes, según imágenes que circularon en redes sociales.

 

Énder “quería un cambio para Venezuela. Desgraciadamente aquí no tenemos un gobierno, lo que tenemos es un poco de asesinos”, subrayó el padre.

Durante las movilizaciones también han sido detenidas unas 5.000 personas, de las cuales un millar continúan bajo arresto, según la ONG Foro Penal.

Unas 300 fueron encarceladas por orden de tribunales militares, entre ellos Édgar Rito, futbolista del Gran Valencia, de la segunda división del fútbol venezolano.

Rito, de 29 años, fue detenido el 20 de julio en la ciudad de Valencia, en proximidades de un lugar donde se desarrollaba una manifestación.

“¿Con qué [email protected] separas tantas familias? Estás destruyendo las vidas de tanta gente inocente. Por Dios. RECAPACITA”, escribió este jueves en Twitter la esposa del jugador, Jailin Almarza.

La mujer sostiene que el futbolista no estaba protestando, sino que se hallaba comprando comida en un lugar próximo a su casa, donde suele haber manifestaciones, cuando fue sorprendido por las autoridades.

Las tensiones políticas no han estado al margen de las propias canchas en el primer semestre.

Sin permiso de la Federación Venezolana de Fútbol y la Asociación de Clubes -organizadores de la Liga-, los futbolistas han guardado minutos de silencio por los fallecidos en varios encuentros

Los gestos se repitieron en citas internacionales como la Copa Libertadores.

Además, un compromiso de Copa Sudamericana entre Estudiantes de Caracas y el paraguayo Sol de América estuvo a punto de ser suspendido por disturbios en los alrededores del estadio Olímpico de la UCV.

Con información de: EFE.