Países de América Latina crecerán económicamente excepto Venezuela

Los países de América Latina y el Caribe crecerán en promedio 1,1% en 2017 tras dos años consecutivos de contracción, gracias a un contexto internacional que pese a los riesgos geopolíticos muestra mejores expectativas de crecimiento, y una mejora en los precios de las materias primas que exporta la región, según un nuevo informe anual presentado hoy por la CEPAL en Santiago de Chile.

El organismo regional de las Naciones Unidas dio a conocer su Estudio Económico de América Latina y el Caribe 2017, en el cual destaca la importancia de las políticas macroeconómicas para dinamizar el crecimiento de largo plazo y avanzar hacia el necesario cambio estructural de las economías de la región.

Se espera que el producto interno bruto (PIB) de América del Sur crezca este año 0,6%, mientras que las economías de Centroamérica y México se expandirán 2,5% en promedio, gracias al aumento de los ingresos por remesas y las mejores expectativas de crecimiento de Estados Unidos, su principal socio comercial. En tanto, para las economías del Caribe de habla inglesa y neerlandesa se espera un crecimiento de 1,2%, tras la contracción del -0,8% registrada en 2016.

El informe estima que, a diferencia del año pasado, en 2017 todos los países de la región presentarán tasas positivas de crecimiento, con excepción de Venezuela —cuyo PIB caería un -7,2%— y dos países del Caribe (Santa Lucía y Suriname, cuyo PIB se contraería -0,2%).

De acuerdo con la CEPAL, entre los factores que afectarán positivamente el desempeño económico de la región este año se encuentran la moderada recuperación de la economía mundial, que cerraría 2017 con un crecimiento de 2,7%, tres décimas más alto que el de 2016, un leve repunte del volumen del comercio mundial (2,4%), y un mayor nivel de precios de los productos básicos, que serían en promedio un 12% más altos que los del año pasado. A su vez, desde la perspectiva del gasto se observa una ligera mejora de la inversión y un mayor dinamismo del consumo privado.

El informe señala que en el ámbito del empleo, a pesar del repunte mostrado por el crecimiento económico durante el primer trimestre de 2017, las condiciones laborales han seguido deteriorándose debido a una nueva caída interanual de la tasa de ocupación urbana. Para la región en su conjunto se espera que la tasa de desempleo urbano aumente de un 8,9% en 2016 a un 9,4% en 2017. Con ello se acumularía un aumento de la tasa de desempleo urbano de 2,5 puntos porcentuales entre 2014 y 2017.

 

Con información de: Nota de prensa.