Descubren nuevo cuerpo en Vía Láctea

El telescopio Spitzer, que pertenece a la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA), ha descubierto un cuerpo celeste en la vía Láctea, cuyo descripción no se sabe si es un planeta o una estrella muy pequeña marrón, debido a que se encuentra en el límite de ambos.

Según un estudio encabezado por el astrónomo coreano Yoon-Hyun Ryu, el objeto, por ahora denominado OGLE-2016-BLG-1190Lb, se ubica a 22 mil años luz del Sistema Solar y tiene una masa 13,4 veces superior a la de Júpiter, el más grande de los que giran alrededor del Sol. Eso lo convierte en un gigante: tiene unas 4 mil veces la masa de la Tierra.

Las estrellas fusionan hidrógeno para generar una cantidad significativa de energía, aunque tampoco es opaco, fusiona un isótopo del hidrógeno, el deuterio, y genera así una cantidad pequeña.

Desde que en 1995 se comenzó a identificar la existencia de planetas alrededor de otras estrellas, los astrónomos notaron que nunca hay enanas marrones a una distancia menor a cinco veces la que hay entre la Tierra y el Sol. Pero OGLE-2016-BLG-1190Lb está ubicada a menos de la mitad de esa extensión.