Habitantes de la zona donde se dio el volcán de fuego en Guatemala, entierran a sus víctimas mientras otros sobrevivientes de la tragedia continúan buscando los cuerpos sepultados de sus parientes.

Carlos García, de 16 años se encontraba en una procesión por el pueblo de San Juan Alotenango, acompañando los féretros de los cuerpos de su hermana y su sobrina, Griselda Cortina, de 27 años y Meylin JohalyChávez, de 9, respectivamente.

Ambas murieron engullidas por el torrente descontrolado de cenizas, gas y piedras que lanzó el volcán que arrasó con la comunidad de San Miguel Los Lotes.

No obstante, Carlos se salvó, aseguró, “porque vivía en la zona sur de la comunidad“, mientras que sus familiares residían en la parte norte, la primera en recibir el impacto del material piroclástico, y donde la devastación es mayor.

La catástrofe natural ha dejado al menos 110 personas fallecidas y otras 197 desaparecidas, según informan fuentes oficiales.

Aproximadamente, otras 4.500 personas se encuentran en albergues y casas familiares.

Por su parte, Jaime Barillas, acompañaba el cortejo al lado del ataúd de su esposa, María Etelvina. El joven de 29 años era agricultor y se salvó del desastre debido a que en ese momento se encontraba en una finca que estaba distante a donde ocurrió la erupción del volcán.

Las hijas del individuo, Darley Andrea y Génesis Amaria, de 6 y 2 años respectivamente, siguen desaparecidas y se desconoce si están en la morgue o enterradas bajo las cenizas.

“No puedo más con el dolor, nunca más las volveré a ver”, aseguró entre lágrimas.

Noticias Globovision