Un estudio revela que los secadores de manos esparcen bacterias fecales

Desde hace tiempo, los científicos son conscientes de que el aire de los cuartos de baño no es exactamente lo más impoluto del mundo.

Los lavabos públicos pueden contener multitud cepas de estafilococos inmunes a los medicamentos, y los científicos también han demostrado que los baños están repletos de una amplia variedad de microbios, muchos de los cuales provienen de la orina, la piel y de ciertas partes del cuerpo de otras personas….

Ante el debate sobre si secarse las manos con una toalla de papel o con un secador de manos, los científicos han tratado de dar con una solución definitiva que sea lo mejor para la salud.

Un nuevo estudio independiente de la Facultad de Medicina de la Universidad de Connecticut llevado a cabo en 36 lavabos de hombres y mujeres reveló que los secadores de manos de baño expulsan toneladas de esporas bacterianas en el ambiente. Los investigadores utilizaron placas de ensayo con las que analizar el aire del secador de manos. Descubrieron que durante un secado al aire de 30 segundos de duración se podía depositar en la placa hasta 60 colonias bacterianas distintas. Resulta que, aunque el aire que expulsan los secadores de manos está casi impoluto, arrastran más aire sucio del baño que una toalla de papel.

El autor principal del estudio, Peter Setlow, asegura que el hallazgo de su investigación no les ha sorprendido.

“Cuanto más aire se remueve, más bacterias se adhieren a él”, aclaró a Business Insider. “Y hay muchas bacterias presentes en los baños.”

De hecho, otros científicos han descubierto que las partículas en suspensión al tirar de la cadena del váter pueden rociar heces fecales a una altura de hasta 4,5 metros. Y remover más aire fecal con un secador de manos podría causar un daño grave, especialmente en las personas más vulnerables, como los ancianos y los enfermos.

El propio Setlow, un investigador septuagenario, dice que ha abandonado por completo el uso de secadores de manos tras finalizar su estudio independiente. Y no es el único. La Facultad de Medicina de la Universidad de Connecticut, donde se realizó el estudio, ha comenzado a distribuir toallas de papel por todas sus instalaciones.

Aún así, es posible que el conjunto de la población no necesite preocuparse en exceso por el modo en que se seca las manos, aclara Setlow.

“Si soy una persona con un sistema inmunológico suprimido, querré minimizar mi exposición a las bacterias”, dice, haciendo hincapié en que las personas mayores y aquellas cuyos sistemas inmunológicos están debilitados deberían tener en cuenta su propia estrategia. Aquel conjunto de personas que podrían tener dificultades para recuperarse de la exposición a bacterias que, para una persona sana, pueden no resultar demasiado perjudiciales.

La verdad es que la mayoría de las bacterias no son dañinas para el ser humano. Los microbios son esenciales para la vida en la Tierra. Fueron algunas de las primeras formas de vida que surgieron, antes de que nosotros –las criaturas necesitadas de oxígeno– pisáramos el planeta. Hoy en día, constituyen una parte esencial de nuestra propia inmunidad. Incluso interactúan y, a veces, controlan nuestros genes, alimentando nuestro sistema nervioso. Un genetista de la ciudad de Nueva York sugiere que los nuevos padres suelten a sus hijos y los dejen rodar libremente por el suelo mugriento del metro de Nueva York, porque hay alguna evidencia que sugiere que la exposición temprana a una amplia gama de microbios rastreros ayuda a que nuestro sistema inmunológico crezca fuerte y saludable.

Y además, sólo porque el aire del baño sea más asqueroso que el resto del aire, no significa que la gente tenga que ser más aprensiva a la hora de ponerse en cuclillas que a la hora de atender al teléfono. Los microbiólogos rargumentan que los asientos de los inodoros son puestos a examen de forma periódica y han probado ser superficies mucho más limpias que las de nuestros teléfonos móviles, escritorios de oficina y las cartas de los restaurantes.

Dado que alrededor del 20% por ciento de nosotros ni siquiera nos molestamos en lavarnos las manos después de ir al baño, al fin y al cabo el secado de manos puede no ser el problema más importante.

El lavado de manos regular y minucioso, especialmente antes de comer y después de usar el baño, sigue siendola acción más importante para mantenerse sano y libre de enfermedades, sin importar el modo seleccionado para secarse las manos.

Noticias Globovision


TAG


Deja un comentario