Croacia vuelve a unas semifinales mundialistas veinte años después de que lo lograra aquella fantástica camada de 1998, pero todo el país sueña con que Luka Modric y su banda mejore el resultado de aquellos héroes que consideraban insuperables.

Seleccionador de ese equipo en el Mundial francés, Miroslav “Ciro” Blazevic reconoce haber estado “un poco orgulloso hasta hace cuatro o cinco años”, “de alguna forma contento por la vara alta que se colocó en 1998 que resultaba difícil de imaginar cruzarla”.

Pero ahora rezo (…) y daría todo para que este equipo nos haga entrar en la historia y que el futuro hable de ellos“, comenta a la AFP.

Vencedores ante el anfitrión ruso en cuartos de final, los croatas retan el miércoles a Inglaterra en semifinales. En 1998, la Cuadriculada había sido eliminado en semifinales por los locales franceses (2-1).

Después de la generación fantástica de Robert Prosinecki, Davor Suker, Slaven Bilic, Aliocha Asanovic o Zvonimir Boban, semifinalista en 1998, Croacia estuvo un poco relegada en el mapa mundial del fútbol, hasta esta reaparición en potencia con otra camada genial liderada por Luka Modric e Ivan Rakitic.

Respetamos a todo el mundo, Inglaterra, Bélgica y Francia. Pero ninguno de ellos es mejor que nosotros”, disparó el técnico croata, Dalic.

El exinternacional Mario Stanic era uno de los miembros del seleccionado de 1998. “Nosotros vivimos nuestra propia historia, ellos la suya. Gracias a Dios por esta generación que confirma que Croacia es una pequeña superpotencia del fútbol”, declaró.

Y también espera que sus sucesores no caigan por el mismo tobogán emocional que le tocó sufrir en 1998 tras la eliminación contra Francia: “En tres días, pasamos de la cima al fondo del sótano”.

Noticias Globovision