ONU se activa para salvar los océanos antes que sea tarde

Cada año van a parar al mar unos 8 millones de toneladas de residuos plásticos, y más de la mitad del agua oceánica del mundo está expuesta a actividades de pesca industrial. Este último es uno de los riesgos más preocupantes para el ecosistema, pues se estima que solo en 2014 se pescaron 4,84 toneladas en todo el mundo.

Cifras de Greenpeace evidencian que cada segundo más de 200 kilos de basura terminan en los océanos. De hecho, la ONG dice que existen cinco islas de basura formadas en su mayoría por microplásticos: dos en el Pacífico, dos en el Atlántico, y una en el Índico.

“El océano nos está hablando. Antes lo sabíamos, pero ahora vemos las señales”, fueron las palabras de la veterana y reconocida oceonógrafa Sylvia Earle para cuestionar, ante los representantes de los 193 países de las Naciones Unidas reunidos en la primera Conferencia de los Océanos, en junio de 2017, acerca de una problemática que afecta todo el mundo: “¿Qué vamos a hacer para proteger nuestros mares?”.

Para tratar de dar respuesta a esa pregunta, el pasado martes 4 de septiembre comenzó una negociación histórica de los mismos representantes de los países en la sede de la ONU en Nueva York, en la cual se buscará una respuesta a esa pregunta. Por periodos de dos semanas, cada cierto tiempo hasta el 2020 se reunirán para debatir el tema. Es decir, de aquí hasta esa fecha se estará definiendo el futuro de los océanos, y se espera que resulte un instrumento jurídicamente vinculante.

Por medio de este se espera lograr el principal objetivo del encuentro, que es pactar un tratado que garantice la protección medioambiental en las aguas internacionales, conocidas también como ‘alta mar’, que suponen más de dos tercios del total de los océanos y son compartidas por todos los países.

Con información de Globovisión

Comentarios