La letra del alfabeto que nadie sabe cómo se escribe correctamente

Hay dos formas de escribir una ‘g’ minúscula y no importa cuántas veces la hayas visto a lo largo de tu vida que es muy probable que no puedas acertar y sacar de tu memoria cuál es la correcta.

Un estudio realizado por la Universidad John Hopkins de Baltimore (EEUU) ha demostrado que el 99% de la población desconoce que la letra ‘g’ tiene dos formas de escritura, según si se escribe de forma manual o a través de un dispositivo electrónico. Los investigadores han evidenciado el peligro que puede conllevar dejar de escribir a mano.

El sorprendente acertijo de la caja de bombones

El razonamiento lógico y lineal no nos servirá de nada a la hora de resolver este enigma ya que la clave se encuentra en el llamado “pensamiento lateral”

No lo aprendiste

A pesar de verla cada día, la mayoría de las personas sometidas a la investigación no reconocían una forma común de la letra ‘g’ que se utiliza en las novelas, los periódicos y los mensajes de correo electrónico.

A medida que escribimos menos a mano, nos volvemos más dependientes de los dispositivos electrónicos, afectando a la manera en que leemos

El autor principal del estudio, el profesor Michael McCloskey, científico cognitivo de dicha universidad, explicó: “Creemos que si miramos el suficiente tiempo, especialmente si tenemos que prestar atención a su forma (como lo hacemos durante la lectura), entonces sabríamos cómo es, pero los resultados sugieren que ese no es siempre el caso. Lo que creemos que puede estar sucediendo es que aprendemos las formas de la mayoría de las letras, en parte porque tenemos que escribirlas en la escuela. Nunca aprendimos la ‘looptail g’, por lo que es posible que tampoco sepamos cuál es su forma”.

La letra ‘g’ que se aprende en las aulas es la ‘opentail’, caracterizada como si tuviera un anzuelo colgando y que mira a la izquierda, mientras que la anterior cierra el círculo inferior y está orientada a la derecha.

Experimento en tres partes

Para poner a prueba la conciencia de las personas sobre la forma de esta letra, los investigadores realizaron un experimento divido en varias partes. En la primera prueba, investigaron si la gente sabía que había dos ges minúscula. En la siguiente, las 38 personas que sí tenían conciencia de ello se sometieron a la prueba en la que debían escribir las dos formas, y en la que solo uno de ellos conoció la existencia de la ‘looptail g’.

“Preguntábamos: ‘¿podrías escribir las dos forma de g que hay?’ Y casi todos los participantes se quedaban sorprendidos porque no tenían ni idea. De hecho algunos tras insistir en que era una realidad, intentaron convencernos de que no era así”, asegura Kimberly Wong, coautora del estudio.

El 99% de la población desconoce que la letra ‘g’ tiene dos formas de escritura, según si se escribe manualmente o a través de un dispositivo

En el experimento final, 25 sujetos tomaron una prueba de opción múltiple en el que se pidió que escogieran entre cuatro caracteres similares. Solo siete personas eligieron la respuesta correcta. Gali Ellenblum, otra de las científicas explicaba que aunque pueden leerla sin problema, muchos no saben del todo cómo se ve. Una irrealidad para el resto del alfabeto. Las investigaciones sugieren que nuestro conocimiento merma cuando no escribimos a mano. A medida que lo hacemos menos, nos volvemos más dependientes de los dispositivos electrónicos, afectando a la manera en que aprendemos a leer.

Foto: Wikimedia

Pequeños detalles

Varios estudios previos han demostrado que a menudo tenemos dificultades para seleccionar las características particulares de los objetos o símbolos cotidianos. Un estudio de 2015 descubrió que, a pesar de ser una de las marcas más reconocibles del mundo, pocas personas pueden recordar las características del logotipo de Apple. Los expertos de la Universidad de California en Los Ángeles revelaron que solo uno de cada 85 participantes podía dibujarlo correctamente.

Otra investigación, dirigida por científicos de la Universidad de Tufts, descubrió en la década de 1970 que, si bien los estadounidenses reconocen fácilmente la moneda de un centavo de su país, pocos pueden elegir cuál es la correcta en una lista de 16 similares. Muchos no recuerdan detalles obvios como la dirección en que se dirige la cabeza de Abraham Lincoln.

Agencias

 

Comentarios