La OPEP y países aliados estudian recorte de la oferta de crudo

La OPEP y sus países aliados, entre ellos Rusia, estudian la semana entrante en Viena un eventual recorte de su oferta de crudo para frenar la abrupta caída de los precios del petróleo, de más de 30 % en menos de dos meses.

Los ministros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) comienzan hoy a llegar a Viena para celebrar su 175 conferencia ordinaria el próximo jueves, antes de que, previsiblemente el viernes, se reúnan con sus homólogos de los productores que se aliaron al grupo hace dos años.

Entonces pusieron en marcha una estrategia de recortes de la oferta para apuntalar el valor del barril que se había desplomado desde más de 100 a menos de 30 dólares entre mediados de 2014 y enero de 2016 debido a una excesiva oferta.

Es el temor a que esa situación se repita en 2019 lo que marca el encuentro de esta semana, aunque hace tan solo dos meses todo parecía muy diferente: después de que el precio del barril del crudo Brent superara los 86 dólares a principios de octubre, no pocos analistas pronosticaban ya una vuelta a los 100 dólares.

Sin embargo, el mercado dio un giro abrupto y desde entonces se mantiene una sostenida tendencia bajista que ha llevado al Brent a terminar el viernes pasado a 58,68 dólares/barril.

Arabia Saudí y Rusia han acordado que prolongarán la cooperación iniciada a fines de 2016, según aseguró a la prensa ayer en Buenos Aires el presidente ruso, Vladímir Putin.

“Tenemos un acuerdo para extender nuestra cooperación”, dijo el jefe del Kremlin tras reunirse en la capital argentina con el príncipe heredero saudí, Mohamed bin Salmán.

“No hemos coordinado los niveles de producción, pero trabajaremos en ello con Arabia Saudí”, añadió.

Ambos países, que en los últimos meses han abierto sus grifos hasta niveles récord, son los dos mayores exportadores de petróleo del mundo y por eso líderes de facto del grupo de 24 productores que participan en el recorte, apodado “OPEP+”

Pero más aún ha sido un aumento “mayor de lo esperado” del bombeo de Estados Unidos, que no integra la alianza, uno de los principales factores que ha contribuido a la inesperada caída de los “petroprecios”, explica a Efe Bill Farren-Price, director de la asesora canadiense RS Energy Group.

Según la Agencia Internacional de la Energía (AIE), los 100,7 mbd que salieron al mercado a escala global en octubre pasado suponen 2,6 mbd más que un año antes y superan a la demanda mundial, estimada en 99,8 mbd durante el actual trimestre.

A este panorama se ha añadido “una perspectiva debilitada de la economía mundial” que puede frenar la demanda y las exenciones de las sanciones de EEUU a Irán dadas por Washington a varios países compradores del petróleo persa, indica Farren-Price.

El secretario general de la OPEP, Mohamed Barkindo, advirtió este mes, en una reunión con representantes de la Unión Europea, de que para 2019 ve “un potencial de desequilibrio creciente debido al incremento del suministro”.

En su más reciente informe, publicado en noviembre, la OPEP calcula que el volumen de barriles que el mundo requerirá de sus países miembros el próximo año caerá en 1,1 mbd, una cantidad que ahora podrían recortar los productores.

“Los análisis técnicos nos muestran que necesitamos una reducción de cerca de un mbd para equilibrar el mercado”, dijo el ministro saudí de Energía, Jaled al Falih, el mes pasado en Abu Dhabi.

Sin embargo, según los analistas, Riad está en una difícil situación pues, tras defender a Bin Salmán frente a las denuncias de que habría ordenado el asesinato del periodista disidente Jamal Khashoggi, Trump le pidió que haga lo posible para que los precios bajen aún más en los próximos meses.

Según Farren-Price, el reino wahabí “está claramente debilitado por el caso Khashoggi” y “se enfrenta a un dilema”.

Si defiende un recorte y precios más altos, arriesga un deterioro de su relación con la Casa Blanca de Trump, mientras que si mantiene el alto nivel de sus suministros, la cotización del barril puede caer a niveles “fiscalmente insostenibles”, estima el analista.

Con información de EFE

Comentarios