Por qué es inconstitucional la juramentación de Maduro

Nicolás Maduro se juramentó este jueves ante el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), en un acto encabezado por el presidente del Poder Judicial, Maikel Moreno, sin el consentimiento de la Asamblea Nacional (AN) de mayoría opositora. 

La juramentación se realizó en el Palacio de Justicia a pesar de que la institución establecida por la Constitución para este acto es la Asamblea Nacional. El acto solo se realizaría en el TSJ si hubiera algún “motivo sobrevenido” que impidiese al mandatario acudir a la sede del Poder Legislativo. 

A esta situación se le suma el desconocimiento de los países que integran la Unión Europea, Estados Unidos y la mayoría de las naciones latinoamericanas del nuevo periodo presidencial de Nicolás Maduro debido a las irregularidades de las “elecciones presidenciales” que se realizaron el 20 de mayo de 2018.

Una de las irregularidades fue el adelanto de las elecciones presidenciales en 2018, que además fue convocada por un órgano no reconocido por la comunidad internacional como lo es la asamblea nacional constituyente (ANC), que fue electa de manera directa para su posterior implantación en lugar de ser convocada previamente por los ciudadanos como lo establece el artículo 347 de la Carta Magna.

Como justificación, la Sala Constitucional del TSJ dictó la sentencia 378 en la que consideró que no era “necesario” “ni constitucionalmente obligante, un referéndum consultivo previo para la convocatoria de una Asamblea Nacional Constituyente” debido a que, según su interpretación, del Poder Ejecutivo “actúa en ejercicio de la soberanía popular”.

Los actuales magistrados del TSJ fueron designados de manera “exprés”  el 23 de diciembre de 2015 por el Parlamento, que para entonces era de mayoría oficialista. Esa directiva, luego de que perdiera las elecciones parlamentarias y antes de que se juramentara la nueva junta directiva opositora, convocó una sesión especial para designar a los representantes del Poder Judicial. 

En julio de 2016 la Asamblea Nacional dejó sin efecto el nombramiento de los 34 “magistrados exprés” del TSJ de 2015; sin embargo, la  Sala Constitucional del  mismo TSJ (seleccionado por el oficialismo en 2015) declaró “nulo” el proceso del Poder Legislativo.  

Ese mismo TSJ “exprés” declaró en “desacato” a la Asamblea Nacional luego de que se juramentaran en enero de 2016 tres diputados opositores de Amazonas cuya elección fue cautelarmente suspendida por los magistrados del Poder Judicial, luego de que miembros del PSUV denunciaran “compra de votos” en ese estado.

En marzo de 2017 el TSJ le quita las competencias al Parlamento. Vía el-nacional

Comentarios