fbpx

Atlanta espera ganar de nuevo gracias a su base criolla

217

Exceptuando a los Marlins de Miami, todos los rivales de los Bravos de Atlanta mejoraron notablemente durante la pausa invernal, complicando el panorama general en la División Este de la Liga Nacional para la próxima temporada.

La buena noticia, sin embargo, es que los Bravos también mejoraron con la relación a la versión del año pasado que conquistó el título divisional con marca de 90-72, después de tres temporadas seguidas en las que perdieron más de 90 choques.

Los Bravos, que mudarán su campamento de entrenamientos a Sarasota en 2020, se reportaron por última vez al Complejo ESPN de Walt Disney World en Lake Buena Vista con la mira en repetir corona divisional por primera vez desde que ganaron por 11 temporadas seguidas entre 1995 y 2005.

»Será una división muy difícil, pero la competencia siempre es buena. Vamos a tratar de ganar contra los equipos de nuestra división, pero también contra todos los otros. El equipo luce más maduro y más completo que el año pasado», dijo el venezolano Ender Inciarte, quien ha ganado el Guante de Oro del jardín central en el viejo circuito por tres temporadas consecutivas y viene de robarse 28 bases y anotar 83 carreras en el 2018.

Los Nacionales de Washington, Filis de Filadelfia y Mets de Nueva York agregaron piezas a sus nóminas para saltar a un próximo nivel en un sector en el cual solamente Miami luce fuera de batalla antes de que se lance el primer lanzamiento de la temporada regular.

Filadelfia sacó tiempo en su acalorada persecución de Manny Machado y Bryce Harper para adquirir al torpedero dominicano Jean Segura desde los Marineros de Seattle y al súper receptor J.T. Realmuto desde Miami y firmar en la agencia libre al jardinero Andrew McCutchen y al relevista David Robertson. Agregar a Harper daría más seriedad al proceso que la organización comenzó el año pasado.

Nueva York adquirió al intermedista dominicano Robinson Canó y al cerrador puertorriqueño Edwin Díaz desde Seattle y firmó a los agentes libres Jeurys Familia, Wilson Ramos y Jed Lowrie, entre otros. Washington, que ha hecho un gran esfuerzo para no perder a Harper, fichó a los lanzadores Patrick Corbin y Aníbal Sánchez, al intermedista Brian Dozier y el receptor Kurt Suzuki, en la agencia libre, y adquirió desde los Indios de Cleveland al receptor Yan Gomes, entre otros movimientos.

»Los equipos continuarán mejorando. Esa es la naturaleza de la bestia en la que estamos», dijo el manager de los Bravos, Brian Snitker en las Reuniones Invernales de Grandes Ligas en Las Vegas. »Y vamos a tener que continuar con eso también. El trabajo apenas comienza. No creo que seamos un producto terminado a nivel de Grandes Ligas. Nuestros jugadores aún no lo son», agregó el piloto.

Al equipo que ayudó a Snitker a convertirse en el primer dirigente de Atlanta que gana el Manager del Año desde Bobby Cox en el 2005, se sumaron el antesalista Todos Estrellas Josh Donaldson, quien firmó un contrato de un año para intentar reestablecer su valor en el mercado. Los Bravos, además, regresaron a la organización al receptor Brian McCann y retuvieron al jardinero derecho Nick Markakis.

El derecho colombiano Julio Teherán y los norteamericanos Mike Foltynewicz y Sean Newcomb lideran un staff de lanzadores que fue séptimo de ambas ligas en efectividad (3.75) el año pasado. El inicialista Freddie Freeman, de 29 años, es uno de los mejores jugadores de todo el béisbol.

Más importante aún: El jardinero venezolano Ronald Acuña Jr, quien ganó el Novato del Año de la Liga Nacional a pesar de que estuvo en Ligas Menores el primer mes de la temporada, comenzará el 2019 como uno de los candidatos al Jugador Más Valioso, y el intermedista curazoleño Ozzie Albies, de 22 años, y el torpedero Dansby Swanson, de 25, tendrán un año más de experiencia.

Acuña, quien debutó el 25 de abril, bateó .293 con 26 jonrones y 16 robos a los 20 años de edad. En su segunda temporada, cuando estará jugando desde el día inaugural, las expectativas con el nativo de La Guaira son muy altas.

»La primavera pasada tenía presión por tratar de hacer el equipo, pero ahora estoy preparándome para jugar pelota. Es muy diferente», dijo Acuña, el primer novato con 25 jonrones y 15 robos desde Mike Trout en el 2012.

»Lo único que espero es tener salud. Si tengo salud, lo demás sale fácil», dijo Acuña, quien no teme al famoso »maleficio del segundo año». »No tengo presión. Vine aquí a jugar pelota. Vamos pa’ encima. Tengo más experiencia que el año pasado y solamente estoy enfocado en mantenerme diariamente en la alineación y ayudar este equipo a llegar a la postemporada», dijo.

»Sé que puedo ser mejor que el año pasado y ayudar más a los Bravos y estoy trabajando en eso», dijo Albies, quien fue convocado al Juego de Estrellas en su primera temporada completa en Grandes Ligas. El intermedista anotó 105 carreras y conectó 24 jonrones y 40 dobles y se robó 14 bases.

Si Acuña y Freeman batallan por el Jugador Más Valioso y Donaldson vuelve a ser un 70% del pelotero que ganó ese premio en el 2015, los rivales de los Bravos tendrán serios problemas en el intento de destronarlos.

»Gracias a Dios estamos en una muy buena posición, muchos jóvenes que agarraron experiencia, y vamos por todo este año», dijo Inciarte. »El ritmo de nuestros jugadores jóvenes nos ha dado un paso de ventaja en el proceso de reconstrucción que se planteó hace un par de años», agregó el jardinero.

Comentarios