fbpx

Cambio climático condenará abstinencia sexual de reptiles

50

Existen determinadas clases de reptiles que, a diferencia de los humanos por ejemplo, no determinan el sexo de sus crías en el momento de la fecundación, sino que lo acaban decidiendo otros factores ajenos a la especie, como el calor que recibirán los embriones en el momento de la incubación.

La mayoría de tortugas terrestres y acuáticas son un claro ejemplo de estas especies que concretan su sexualidad por temperatura, pero también les ocurre a muchas clases de lagartos, a los tuátaras (reptiles endémicos de las islas aledañas a Nueva Zelanda) y a los cocodrilos; aunque afecte a cada especie de un modo distinto.

La comunidad científica centra ahora su atención en las tortugas, ya que el cambio climático que está afectando buena parte del planeta está provocando un aumento considerable de nacimientos de tortugas hembra. Según los expertos, lo que a priori es positivo, porque garantiza más posibilidades de reproducción futura, puede acabar siendo contraproducente.

Un estudio realizado en la Gran Barrera de Coral, en Australia, verificó que las tortugas verdes procedentes de las playas de anidación más cálidas, nacieron hembras en más del 99% de los casos. Se trataría de una situación que, de no remediarse, podría llevar a la especie al colapso.

Otro reptil a quien también le influye la temperatura de incubación es el cocodrilo, aunque en su caso la afectación es algo distinta a la de las tortugas. Los huevos que son incubados a temperaturas que rondan los 28 grados centígrados nacen hembras, mientras que los huevos que alcanzan los 32, nacen machos. Un estudio del biólogo costarricense Juan Rafael Bolaños determinó –en 2010- que de no corregirse esta tendencia “la especie estará en riesgo en un par de décadas”.

Con información de Ecovision.Tv

Comentarios