fbpx

Crisis sanitaria en Venezuela es un problema para los países de la región

188

Si la crisis sanitaria que vive Venezuela continúa, la posibilidad de que la región dé marcha atrás en los avances en salud pública conseguidos en los últimos 18 años «es real». Y ocurriría «pronto».

Esta es la conclusión a la que llegó el medio centenar de científicos venezolanos y extranjeros que participó en el estudio «Crisis humanitaria de Venezuela, resurgimiento de enfermedades transmitidas por vectores e implicaciones para la propagación en la región».

Publicado la semana pasada en la revista científica The Lancet, el informe urge a instituciones políticas internacionales a presionar al gobierno de Nicolás Maduro para que acepte asistencia humanitaria y así «fortalecer» el sistema de salud «mermado» de esta nación.

«Sin esas intervenciones internacionales, la posibilidad de que las ganancias conseguidas durante los últimos 18 años en materia de salud pública (…) retrocedan pronto es real».

El foco de los investigadores está en las enfermedades transmitidas por vectores que están desatendidas, como la malaria, el dengue, el mal de Chagas, la leishmaniosis, el zika y la chikunguña.

El informe advierte de que el aumento del transporte aéreo y la migración (unos 3,4 millones de venezolanos han emigrado en los últimos años, según la Agencia de la ONU para los refugiados, ACNUR) hacen que «la mayor parte de la región de América Latina y el Caribe (así como algunas ciudades de Estados Unidos que albergan a la diáspora venezolana y que incluyen a Miami y a Houston), presenten un riesgo elevado de reemergencia de enfermedades».

«No queremos que los datos que tenemos produzcan xenofobia«, le dijo a BBC Mundo uno de los autores, Martin Llewellyn, de la Universidad de Glasgow. «Recibir atención para la salud es el derecho más humano».

«Pero hay miles de kilómetros de frontera de Venezuela con Brasil y Colombia. Si los países esconden la cabeza bajo la arena, van a entrar de todas maneras», continuó. «La única forma de parar [estas enfermedades] es proteger a la gente de sus países, darles tratamiento [a los venezolanos] ahí y también en Venezuela».

Según afirman, «debe reconocerse que se están extendiendo más allá de las fronteras de Venezuela». Sobre todo a Colombia y Brasil.

Malaria «incontrolable»

Una de las enfermedades que representa un mayor riesgo de extenderse es la malaria, una amenaza que parecía haber quedado en el pasado.

América Latina consiguió reducir en alrededor del 62% los contagios por esta enfermedad entre los años 2000 y 2015 (de 1.181.095 a 451.242). Pero, en 2016, esta cifra dio un salto atrás (875.000) y uno de cada tres casos se dieron en Venezuela.

Al año siguiente, los contagios en este país crecieron un 71% hasta los 411.586 y Llewellyn asegura que sus colaboradores venezolanos le advierten de que este número puede haberse quintuplicado el último año.

Dengue y mal de Chagas

Si bien la malaria es el caso más claro, los científicos advierten de otras enfermedades que también corren el peligro de extenderse más allá de las fronteras venezolanas y socavar los esfuerzos que los países vecinos habían hecho por combatirlas.

Ya antes de la crisis económica, en Venezuela había aumentado el riesgo de que esta enfermedad resurgiera. Pero, según el estudio, esto ha empeorado aun más desde que el gobierno abandonara el programa de supervisión y control del mal de Chagas en 2012, con nuevos focos de transmisión activos que se reparten en varios estados. Vía bbcmundo

 

Comentarios