fbpx

Después de 12 días, Acosta Arévalo tiene un entierro controlado

25

A pesar de cumplir más de una semana de su muerte, apenas el miércoles el capitán Acosta Arévalo fue enterrado. No como sus familiares esperaban, la prensa tampoco pudo acompañar el proceso de manera libre. Funcionarios de seguridad se encargaron de inhumar el cadáver.

Rafael Acosta Arévalo murió bajo custodia de la DGCIM. Había sido detenido y señalado de estar inmerso en el fallido alzamiento militar del 30 de abril. Su abogado y familiares indican que el capitán presentó signos de tortura que le llevaron a la muerte.

Este miércoles su madre y otros familiares se presentaron en la morgue de Bello Monte; allí fueron los mismos órganos de seguridad quienes trasladaron el cuerpo al Cementerio del Este. Walewska Pérez, esposa del militar, denunció que la entrega del cuerpo sería controlada y la catalogó de ilegal.

Crimen de Acosta Arévalo es comparado con el de Óscar Pérez

El caso del capitán Acosta Arévalo está siendo comparado con el de Óscar Pérez, cuyo cuerpo no fue entregado a su familia; solo pudieron identificarlo y acompañarlo al momento de ser enterrado.

La inhumación controlada, podría interpretarse como una acción de cobardía e irrespeto a la familia del Capitán Rafael Acosta Arevalo, y a la sociedad en general. Eso se puede interpretar que las autoridades gubernamentales como “yo la maté, yo lo entierro”, algo así (…) La causa de la muerte refleja la realidad con lo ocurrido.

Alonso Medina Roa

Abogado de Acosta Arévalo

La diputada Delsa Solórzano se presentó en la morgue de Bello Monte. Indicó que representantes de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, habían querido ver el estado del cuerpo del capitán pero no se les había dado autorización.

En horas de la tarde, la fuerza pública permitió a la prensa ingresar al cementerio.

Comentarios