fbpx

Día Mundial para la Prevención del Cáncer de Mama

46

Un día como cualquier otro algo en tu cuerpo podría cambiar y desde ese momento comenzarías a enfrentar una gran batalla por la vida. El cáncer de mama no escoge raza, color, clase social, ni edad. No esperes a que sea tarde y tócate, porque “todo a tiempo” es curable.

 

El cáncer es una enfermedad tan agresiva que no tiene medidas y cada día aumenta su número de víctimas. Cada año se diagnostican 12.66 millones de casos de cáncer en el mundo, de los cuales 1.38 millones son de cáncer de mama y 458.000 de ellos terminan en muerte, según datos de la Organización Mundial de Salud (OMS).

 

La mayoría de las muertes se producen en los países de ingresos bajos y medios (269.000), donde casi todas de las mujeres son diagnosticadas con cáncer de mama en estado avanzado, debido a la falta de sensibilización e información sobre la detección precoz y los obstáculos que se presentan en cuanto a los servicios de salud.

 

En Venezuela se presentan diariamente 11 casos de cáncer de mama, de los que lamentablemente siete terminan en muerte, según explicó la gerente general de SenosAyuda, Nancy Cardozo: “Esto sucede porque no se detecta a tiempo y es por eso nuestro lema: el cáncer es curable si se detecta a tiempo. Muchos de estos casos de muertes son debido a una detección tardía y esto sucede por la falta de información y por el miedo”.

 

Cardozo acotó que si las personas, tanto hombres como mujeres, “presentan alguna anomalía en la zona de la mama es imprescindible dirigirse inmediatamente al médico”.

 

Las tasas de supervivencia del cáncer mamario varían mucho en todo el mundo, desde el 80% o más en América del Norte, Suecia y Japón, pasando por un 60% aproximadamente en los países de ingresos medios, hasta cifras inferiores al 40% en los países de bajos ingresos.

 

Cada 19 de octubre se celebra el Día Mundial contra el Cáncer de Mama y lo que se pretende es generar conciencia, y sensibilizar a todas las mujeres y hombres sobre la importancia de acudir al médico para un diagnóstico temprano que va a garantizar más posibilidades de controlar la enfermedad.

 

La sensibilización de la gente sobre el problema del cáncer de mama y los mecanismos de control, así como la promoción de políticas y programas adecuados, son estrategias fundamentales para disminuir los porcentajes de muertes debido a esta enfermedad.

 

El control de los factores de riesgos modificables, una buena alimentación, la practica de actividad física, una disminución en el consumo de alcohol, el control del sobrepreso y la obesidad, podrían llegar a tener un efecto de reducción de la incidencia de cáncer de mama a largo plazo.

 

Para todos es conocido que el cáncer de mama es más predominante en las mujeres, sin embargo las patologías mamarias también pueden afectar a los hombres. A pesar de que es una situación no muy común y su incidencia no alcanza ni el 1% de los casos diagnosticados de cáncer de mama, no debemos olvidar que ellos también pueden padecer esta enfermedad.

 

El cáncer de mama es diagnosticado de manera tardía en la mayoría de los casos debido a la falta de información, y en el caso de los hombres, por la rareza de que se presente, siempre se detecta demasiado tarde.

 

Los tratamientos que se realizan son similares en ambos casos -cirugía, quimioterapia, radioterapia u hormonoterapia-, pero debido a la característica de la mama del hombre, no se realizan cirugías con intención conservadora como en el caso de la mujeres.

 

Según lo explicado por los expertos, en el caso de pacientes hombres, generalmente la forma de presentación es un bulto en la mama, que hay que saber diferenciar de una afección benigna denominada ginecomastia, que implica el aumento de tamaño en forma global y sin induraciones. Otros síntomas son: piel con hoyuelos o arrugada, pezón o piel rojo o escamoso y secreción de líquido.

 

Esta enfermedad suele afectar a los hombres en edades más avanzadas que a la mujer, aproximadamente después de los 65 años, y en estos casos los antecedentes familiares también son factores de riesgo. En los hombres, tener enfermedades mamarias previas o algunas enfermedades hepáticas, aumentan el riesgo. Pero el factor más importante, pero poco frecuente, es el síndrome de Klinefelter, que se acompaña de atrofia testicular, entre otras patologías.

 

En los hombres, ante la presencia de cualquier síntoma que pueda inducir a un cáncer de mama, se debe proceder de la misma manera que en la mujer, es decir, haciéndose una mamografía y una ecografía mamaria.

 

Seis mitos sobre los causantes del cáncer de mama

1.- El uso de desodorantes: Tal vez has escuchado en algún momento que los antitranspirantes evitan que elimines las toxinas y pueden causar cáncer de mama. Esto no es verdad, no existe ningún fundamento o base científica que lo pruebe.

 

2.- Sufrir un aborto: No hay nada que indique que los abortos aumenten el riesgo. Sin embargo, está demostrado que las mujeres que dan a luz alrededor de los 20 años tienen menos posibilidades de desarrollar cáncer de mama.

 

3.- Tomar pastillas anticonceptivas: Según una investigación del National Human Genome Research, en la que participaron 4.600 mujeres con cáncer de mama y otras que no lo padecían, no se encontró ninguna conexión entre la píldora y la enfermedad.

 

4.- Los tratamientos de alisado del cabello: A pesar de que el cáncer de mama se presenta en menor frecuencia en mujeres afroamericanas que en caucásicas, la mortalidad por esta enfermedad es mucho mayor en esta etnia (afecta a un 37 por ciento).

 

Se ha esparcido el rumor de que se debe a los tratamientos alisadores que ellas utilizan, ya que contienen sustancias dañinas que el cabello absorbe, pero un estudio del National Cancer Institute de Estados Unidos, realizado en el 2007, demostró que no hay ninguna relación al respecto.

 

5.- Usar sostenes con aros: Este rumor surgió en 1995 cuando se publicó un estudio que decía que los sostenes con aros comprimían el sistema linfático y dificultaban el drenaje, lo que favorecía la acumulación de toxinas y podía derivar en cáncer de mama. Aunque se han realizado muchos estudios sobre el tema, ninguno ha podido demostrar esta afirmación.

 

6.- Tener los pechos grandes: En las mamas muy voluminosas puede resultar más complicado detectar un tumor, pero el tamaño del pecho no tiene nada que ver con el cáncer.

Comentarios