fbpx

¿Disney predijo el incendio en la catedral de Notre Dame?

28

En la película de 1996 “El Jorobado de Notre Dame”, su protagonista, Quasimodo, lucha por su vida mientras las inmediaciones de la iglesia son devoradas por las llamas. Mirá la escena.

El incendio de Notre Dame ha vivido a lo largo de su historia momentos delicados. Una de las catedrales góticas más antiguas del mundo, y que a lo largo de la historia ha sido reformada, pero no lo suficiente como para corregir sus deficiencias tras siglos de contaminación y condiciones meteorológicas adversas. 

Por ello, los conservacionistas franceses y el Arzobispado de París se ha movilizado en los últimos años para conseguir un mínimo de 100 millones de euros en los próximos 20 años para cumplir una larga lista de obras que tienen que realizarse para evitar que Notre Dame cierre sus puertas, y que finalmente comenzaron a realizarse.

Su construcción duró más de 180 años. Comenzó en 1163 y finalizó en 1345. Desde entonces, el paso de tiempo ha hecho mella en Notre Dame. Uno de los momentos más trágicos fue durante la Revolución Francesa, cuando algunos elementos de la catedral, como la Galería de los Reyes, fueron destruidos y sus tesoros robados. También las revueltas del siglo XIX afectaron a la catedral, ya que casi es incendiada.

Fue después de la Segunda Guerra Mundial, época en la que se retiraron algunas de sus vidrieras y obras pictóricas y escultóricas para preservarlas, cuando Notre-Dame ha sufrido varias reformas. Una de las más importantes fue en 2012 con motivo de su 850 aniversario: se renovó el campanario y se cambiaron algunas campanas. Ese mismo año se reabrió la cripta tras varios meses de limpieza y trabajos de conservación.

Valor arquitectónico

La Catedral de Notre Dame es una de las obras de arte gótico más destacadas de Francia y de todo el mundo. Se encuentra en el núcleo del que germinó la París celta y posteriormente la urbe romana y medieval. Se sabe que este templo gótico se construyó sobre el solar de numerosos edificios anteriores, entre ellos un templo romano dedicado a Júpiter, una iglesia altomedieval del siglo VI con el nombre de Saint-Etienne y otra románica.

Siendo todo hermoso y equilibrado, hay que destacar la belleza de su tribuna, concretamente sus esbeltos arcos y finas columnas. Sin embargo, esta tribuna se mantiene en Notre Dame por inercia del mundo románico o por estética porque aquí ya no cumple funciones de sustentación. La razón es que en esta catedral de París nacen los arbotantes exteriores que se ocupan de dicha función, de apuntalar los empujes laterales de las bóvedas de la nave central.

 

Comentarios