fbpx

El drama de los Venezolanos que buscan asilo en Curazao

78
A escasos 100 kilómetros de la costa del pueblo donde vive Aron, se encuentra Curazao, una tranquila isla de playas blancas y palmeras, un paraíso en comparación con su realidad en una Venezuela que sufre una dura crisis política y social.

Pero este país no recibió bien a este hombre, que antes de tener tiempo incluso de hacer una solicitud para quedarse fue deportado.

“Me dije ‘no quiero caer en esto’, yo me tengo que volver a Curazao porque aquí por lo menos llevo un tipo de vida mejor, por lo menos (de) comer bien”. Fue entonces cuando decidió pagar a los traficantes.

Es demasiado peligroso

Aron se apretó junto con otras 30 personas en un pequeño bote de pesca para emprender las 17 horas de navegación del cruce. “Es demasiado peligroso, uno lo hace por la más pura necesidad”, dijo. “Y gracias a Dios, salió todo bien”. Una vez en las costas de Curazao, Aron corrió hacia las colinas para escapar de la policía y la guardia costera.

Durmió como pudo allí durante días antes de llegar a la capital de la isla, Willemstad. Ahora trabaja como soldador. Según el gobierno de Curazao, un país independiente de 160.000 habitantes dentro del Reino de los Países Bajos, la isla alberga a unos 6.000 venezolanos indocumentados.

En informes separados el año pasado, Amnistía y Human Rights Watch criticaron a las autoridades de Curazao por su trato a los inmigrantes venezolanos. Los acusaron de deportar a migrantes que pueden tener derecho de asilo debido a los peligros en su país de origen.

Geraldine Parris, una abogada de Curazao que representa a algunos de los migrantes, dijo que había visitado a venezolanos en las instalaciones donde se encontraban. Según explicó, estaban sucios y hacinados.

Comentarios