fbpx

Esther Perozo: Los maracuchos somos leyenda

41

Esther Perozo
Secretaria general
Unidad Visión Venezuela Zulia

No sólo en las mazmorras se torturan a las personas, los zulianos y muy especialmente los maracuchos, sufrimos día a día una tortura física, moral y hasta psicológica, desde el 07 de marzo con el 1er apagón a nivel nacional, en la que padecemos 4 días y 5 noches sin el servicio eléctrico, sin agua ni fría ni caliente, sin comida, sin internet para los puntos, sin telefonía. Desde ese momento en el Zulia se conoció la nueva y no menos espantosa leyenda urbana, tan siniestra y espeluznante como El Silbón, La Llorona, La Sayona, El Coco o el Chupa Cabras, ahora en pleno siglo XXI, los niños se aterrorizan con el nuevo monstruo “El Apagón”.  Capaz de matar a niños y ancianos, jóvenes y no tan jóvenes enfermos y sanos. Mueren de sed, en plena ciudad, de calor por las altas temperaturas -40° grados- y con una sensación térmica de hasta 70° como ya es conocida en la tierra del Sol Amada.

Hoy, se duerme en los techos de las casas, en las azoteas, en los pasillos y áreas comunes de los edificios, en las plazas, porches, y hasta dentro de los carros evitando el siniestro calor.

Desde el 07 de Marzo los maracuchos con ciertas excepciones vivimos el peor momento de nuestra historia de los últimos 10 años, ya que sin el fluido eléctrico tenemos una ciudad totalmente paralizada porque nada funciona. Esta situación va más allá de los pésimos servicios básicos como el agua, gas, telefonía, transporte público desaparecido en un 80℅. Las colas en las estaciones de servicios son kilométricas, en los que muchos permanecen hasta más de 12 horas ya que si no tienen plantas eléctricas, al irse la electricidad no es posible llenar los tanques, y hay que moverse a otra cola, y así, hasta surtir los carros de combustible. Las idas al banco se convierten en viacrucis, ir de estación en estación, en este caso de banco en banco porque no se sabe cuál contará con el servicio eléctrico, cuál tiene planta, cuál tiene sistema y cual tendrá el tan deseado efectivo. Mientras tanto, el ciudadano de a pie que no ha logrado abastecerse de combustible y no consigue transporte público o efectivo para el mismo, debe desplazarse caminando a las conocidas altas temperaturas de la ciudad, para luego llegar a sus hogares con la esperanza de tomar agua fría o el deseo de bañarse y descansar, pero con su aire acondicionado prendido, pero como el deseo no preña, se ve frustrado, y que ni Aladino y su lámpara maravillosa puede cumplir,  hasta que a los autodenominado “La llave perfecta” y la tan exitosa y competente Corpoelec, les dé la gana, pudiendo ser en 6 o 36 horas. Este es el día a día de un maracucho sano, que anda por estas calles; no quiero ni imaginar el día a día de los enfermos que deben permanecer en los hospitales, no les queda más que encomendarse a Dios.

Si hablamos de las escuelas, sean públicas o privadas, con un horario de 7 a 10 de la mañana con electricidad o sin ella violando así el derecho constitucional a la educación.

Si hablamos de los alimentos pongamos a volar la imaginación, ¿cómo se puede comprar carne en Maracaibo? ¿Quién garantiza que la carne que venden esté en buen estado y con la refrigeración necesaria? ¿Cuántos sueldos necesitas para volver a llenar tu refrigerador de carne después que la que tenías y se ha dañado por falta de electricidad? Pero esas preguntas fácilmente pueden responderlas los enchufados, ellos no padecen lo que vivimos los ciudadanos comunes y corrientes, para ellos es muy fácil obtener una planta eléctrica, ya que si no la compran las expropian y listo, además que muchos de los circuitos donde ellos viven no les quitan la electricidad. El pasado 15 de mayo, la vicepresidenta Delcy Rodríguez, visitó la ciudad para traer 50 plantas eléctricas e insumos eléctricos para Corpoelec, esperemos que verdaderamente lleguen a las manos correctas y darle el uso apropiado.

Los maracuchos comunes y corrientes sufrimos y vivimos día a día las torturas de este régimen lo único que nos ha dejado es sufrimiento y desgracia. Mientras el pueblo sufre la tortura del apagón a ellos se les ve instalados en hoteles 5 estrellas, nuestro pueblo pasa horas en colas para conseguir un autobús, mientras ellos desfilan exhibiendo sus camionetas negras y blindadas, burlándose del sufrimiento ajeno. Pero como a cada cochino le llega su diciembre, y ellos no están exentos, el cambio más temprano que tarde llegará; ellos también pagaran el daño profundo que le han hecho a este pueblo noble, y a la ciudad que han odiado desde siempre, porque nunca se les arrodilló, al punto de irla desapareciendo poco a poco queriendo convertirnos en zombi por no poder dormir, obligándonos a huir a otras tierras, tanto fuera como dentro de Venezuela, porque aunque estamos convencidos que la crisis es general, sabemos que la que se vive en Maracaibo es sin precedentes.

Pero aquí estamos y aquí seguimos, apoyando la Operación Libertad porque estamos convencidos que solo con un cambio de gobierno, es que volveremos a tener Patria.

Algún día se dirá yo caminé al lado de un maracucho,  porque los maracuchos, ahora somos una leyenda.

Esther Perozo

Secretaria general

Unidad Visión Venezuela Zulia

www.unidadvisionvenezuela.com.ve

vivzla@gmail.com

Twitter: @stherp1 @visionvenezuela

Comentarios