fbpx

Nueva resolución del Banco Central de Venezuela¿Elimina al Dicom?

143

El Banco Central de Venezuela oficializó las «mesas de cambio» a través de las cuales las instituciones bancarias podrán comprar y vender divisas, con reportes diarios de volúmenes de venta y tasa resultante de las operaciones.

Sin embargo, esto resulta confuso tanto para el ciudadano común, como para el empresario. Por tal motivo, el economista  Asdrubal Oliveros, socio-director de @Ecoanalítica, escribió en su cuenta de Twitter un análisis sobre esta nueva medida.

El BCV pasa del esquema Dicom al de las mesas de dinero del sistema financiero. Permitiendo que a través de éstas se pacten operaciones de compra-venta de divisas, y fijen el tipo de cambio resultante, además de eliminar otras limitaciones.

El detalle es que la medida llega en un momento en que el sistema financiero está seriamente afectado por la agresiva política de encaje, el marco regulatorio, la hiperinflación y la depresión de la economía. Además con limitaciones para operar vía los bancos corresponsales.

Producto de las sanciones y la elevada corrupción, las operaciones que implican compra-venta de divisas por parte de actores venezolanos son objeto de una exhaustiva revisión, haciendo engorroso y lento un proceso normal en cualquier parte.

Los bancos de acá y sus corresponsales son, en extremo cuidadosos, con dar luz verde a operaciones de compra-venta de divisas, y cuando las operaciones son iguales o superiores a US$ 10mil (normal para cualquier empresa) es mucho peor.

De esta manera, si bien se da más autonomía a las operaciones entre privados, y se gana en transparencia; la dinámica de sanciones y crisis diluyen los potenciales beneficios que está medida puede traer.

Recomendamos al sector privado, revisar este nuevo esquema, que le daría transparencia y legalidad a sus operaciones cambiarias, y a tener cuidado con sus contrapartes en la compra-venta de divisas, dado el entorno de riesgo que se encuentra Venezuela.

En la medida que este esquema gane profundidad, puede generar un tipo de cambio resultante más creíble y robusto; restando peso al mercado paralelo. De hecho este esquema es una competencia importante para las operaciones cambiarias del segmento corporativo (grandes volúmenes)

El mercado paralelo continuará siendo relevante para operaciones de menudeo y montos bajos, que no serán atractivos para la banca dado los elevados costos operativos que supone.

Otro tema clave de la resolución del BCV es que los pocos bancos con estructuras sólidas de corresponsales son los que van a concentrar el grueso de la liquidez. Es decir, un mercado más asimétrico aún.

«En todo mercado, la oferta es fundamental.
De donde va a salir la oferta de este nuevo sistema? Pdvsa no puede ni pagar sus deudas, BCV menos.
Entonces todo el peso recae en los privados y sabemos que ocurre en Venezuela cuando eso se plantea.

«Sin lugar a dudas, este sistema le puede servir a empresas grandes (legalidad, transparencia, etc). Muy pocos incentivos tendrán los  pequeños. Tendremos una tasa de cambio de referencia mejor estructurada.
Pero el control de cambio sigue.»

Comentarios