fbpx

Pasaportes diplomáticos facilitaron lavado en Andorra

43

Dos asesores del Ministerio de Economía y Finanzas, dotados de pasaporte diplomático, fueron claves para lograr burlar los controles y depositar cuantiosas sumas de dinero en el intervenido Banca Privada D´Andorra (BPA). Se trata de Tulio Antonio Hernández Fernández y Gabriel Ignacio Gil Yánez, de acuerdo con una investigación que realizó el Consorcio Iberoamericano de Periodistas de Investigación (CIPI).
El Grupo Antiblanqueo del Principado de Andorra suma más de 150 folios que recoge evidencia de las investigaciones de fiscales, jueces y declaraciones de los sospechosos entre 2007 hasta 2010. Uno de los que confesó fue Norman Danilo Puerta Valera, exjefe de la División Contra Drogas del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), detenido en ese país el 7 de junio de 2010 por “la presunta comisión del delito de blanqueo de dinero procedente del narcotráfico”, luego guardar en varias cuentas a su nombre en el BPA hasta un millón 446 mil 992 dólares, de acuerdo a un reportaje publicado por el Consorcio Iberoamericano de Periodistas de Investigación.
Funcionarios vinculados a ministerios e instituciones venezolanas, como Puerta Valera, abrieron sus cuentas desde la oficina que la BPA instaló en el Centro Comercial Ciudad Tamanaco (CCCT), en Caracas. Desde allí, de acuerdo al informe de la policía de Andorra que cita el CIPI, habrían aprovechado para legitimar grandes cantidades de dinero “producto de operaciones sospechosas”.
La documentación que ha recogido el Grupo Antiblanqueo de Andorra confirma lo adelantado por la Unidad Contra el Crimen Financiero del Departamento del Tesoro de Estados Unidos el pasado 10 de marzo: se tejió una red de lavado de dinero que involucró a funcionarios venezolanos de alto rango y representantes del BPA. Los recursos enviados al principado quedaron protegidos en el paraíso fiscal.
Vía diplomática
¿Cuál era el papel de Tulio Hernández y Gabriel Gil? Ambos transferían grandes sumas de dinero a varias cuentas en el BPA, algunas de ellas a nombre de Norman Danilo Puerta Valera. Incluso, una fuente en Andorra le reveló al CIPI que valiéndose de su condición especial, introdujeron en el principado maletas cargadas de efectivo vía valija diplomática.
Los pasaportes diplomáticos de Hernández y Gil fueron emitidos el 30 de diciembre de 2004 por la Cancillería venezolana, bajo el cargo de asesores del Ministerio de Economía y Finanzas cuando estaba en manos de Nelson Merentes, hoy presidente del Banco Central de Venezuela. El salvoconducto no se negó pese a que Hernández tenía antecedentes penales, había sido condenado por tráfico de heroína en el año 2000; y Gil siguió gozando de este beneficio, pese a que estuvo preso en 2010 por intento de robo de una aeronave.
El Reglamento de Pasaportes establece la aprobación de los pasaportes diplomáticos por orden expresa del Presidente de la República, explicó al CIPI un funcionario de la cancillería. “Estas solicitudes generalmente llegaban a la Cancillería desde Miraflores, de la Secretaría de la Presidencia”.
Un allegado a Hernández y Gil confirmó al CIPI que los salvoconductos diplomáticos habían sido tramitados a través de la Secretaría de la Presidencia, entonces a cargo del coronel del ejército Manuel Barroso. Este último ocupó luego la presidencia de Cadivi entre 2006 y 2013, hasta que fue removido por el fallecido Hugo Chávez, quien reconoció su “honestidad y transparencia”.
Joyas de asesores
Tulio Hernández tiene 48 años, nació en Barquisimeto. Su actuación fue en complicidad con su esposa, Yajanira Dayana Ontiveros Linares, según el informe de trabajo de las autoridades en Andorra. “Se desplazaba su mujer y gerente de la sociedad United Consulters de Venezuela. Este señor abre cuentas denominadas Crown Investors y Central Togo. Las sociedades son compradas a través de BPA Serveis, a un despacho en Panamá”, precisa uno de los documentos.
Los funcionarios venezolanos mantenían relación con la oficina de BPA en el CCCT en Caracas, y otra dependencia que el banco europeo instaló en Panamá. En el caso de United Consulters de Venezuela, también con sede en el CCCT en Caracas, habría operado como una casa de cambio ilegal, según contó un testigo vinculado al caso: “Diputados, gobernadores, ministros, testaferros, militares y hasta comisarios de la policía científica desfilaban por esa oficina con grandes sumas de dinero en bolívares. Vendían y compraban dólares que en ocasiones enviaban a cuentas en el extranjero”.
El testigo explicó, además, que tanto era el movimiento en la oficina de United Consulters de Venezuela que había un desbalance en las cuentas. Tenían dólares, pero se quedaban sin bolívares. “Entonces recibían grandes sumas de dinero, a modo de préstamo, de sus clientes. Uno de ellos fue el empresario Raúl Gorrín, quien a su vez obtenía préstamos del Banco Canarias, gracias a su relación con el banquero Álvaro Gorrín, a quien defendió en el caso Microstar”
En una oportunidad, la empresa de Hernández le emitió un cheque a Gorrín –actual propietario de Globovisión– por Bs. 890 millones Del documento bancario tiene copia el CIPI, gracias a una fuente que pidió el anonimato.
Amigos de dinero
En el caso de Gabriel Gil Yánez, de 45 años de edad también nacido en Barquisimeto, creó una empresa que oficialmente estaba dedicada a la construcción y remodelación de inmuebles, pero en la práctica –cita el informe de la CIPI– como un “banco de segundo piso”, que facilitaba transacciones y permutas en moneda extranjera. La compañía, creada en 1997 bajo el nombre de Perpperpot, funcionaba en el exclusivo Centro Empresarial La Lagunita, al este de Caracas.
En marzo de 2006 Gil abrió una cuenta en la sociedad panameña en BPA, llamada North Hilton Investment. De acuerdo a la investigación de la CIPI, el empresario recibía inicialmente grandes cantidades en bolívares por parte de Norman Puerta, para que las ingresara –a cambio en euros– en su cuenta de Andorra: “Suponemos que Gil cobraba una tarifa por la gestión, pero BPA no participaba en esta operación”, reseña el informe.
En el informe de la Policía de Andorra se detalla, por ejemplo, que Gil realizó el 25 de octubre de 2006 un envío a la cuenta de Puerta Valera por 221.400 euros en efectivos. Pero tanto era el dinero en efectivo que depositaban, llegaron hasta 2,5 millones de dólares– que el BPA notificó a Gil y a Hernández que no podrían seguir realizando este tipo de operaciones, por lo que comenzaron a enviar los recursos por transferencias bancaria.
Las autoridades del principado europeo aseguran que ninguno de venezolanos implicaron entregaron pruebas de origen lícito de los fondos depositados en el BPA.
El cantante zuliano
La detención de Norman Danilo Puerta Valera, exjefe de la División Contra Drogas del Cicpc, fue quien desencadenó el escándalo de conexión. Oriundo de Maracaibo, tenía una cuenta en el Banco de Andorra por 1.446.992 dólares, la abrió en 2006 en una oficina instalada en Caracas. De acuerdo al informe que recogió el CIPI, con el trabajo de las autoridades del principado europeo, nunca declaró que era funcionario policial de alta jerarquía, pues ello lo obligaba a entrar en una categoría especial de mayor fiscalización bancaria. Dijo que integraba la Asociación de Ganaderos del Distrito Mauroa, en el estado Falcón.
A Puerta Valera lo detuvieron el 7 de junio de 2010, acusado de blanqueo de dinero. Al diarioPanorama le declaró luego que su detención nada tuvo que ver con eso: “Mi arresto no guardó relación con el narcotráfico y por algo fui dejado libre”, les dijo tras salir en libertad con régimen de presentación y trasladarse al Zulia. Sin embargo, el informe de la policía de Andorra demuestra lo contrario.

Comentarios