fbpx

Theresa May no puede con el Brexit y renuncia

52

Se va. La primera ministra británica Theresa May renunció. Se irá del poder el 7 de junio y permanecerá en Downing Street hasta que la remplace otro conservador. Ella se iniciará una semana después de su dimisión.

“Game over” para una premier que hasta anoche quería cambiar su paquete del Brexit, con su gabinete rebelado, para poder seguir en el poder y conseguir el divorcio europeo. Eligió salir dignamente para evitar que la batalla en el partido conservador no fuera aún más sangrienta.

El anuncio se realizó después de una entrevista con Sir Graham Brady, el presidente del Comité 1922, que le pidió que se fuera. Si no lo hacía, iban a cambiar las reglas para echarla en un nuevo voto de confianza.

“Yo he hecho todo lo posible para para convencer a los diputados de apoyar el acuerdo (del Brexit). Tristemente no he podido ser capaz de hacerlo” dijo la primera ministra en su despedida. ”Es será y será una cuestión de profundo arrepentimiento no haber podido librar el Brexit” continuó.

Con su voz quebrada, vestida de rojo, en un día de brillante primavera en Londres. Así Theresa May termina una saga política que ha dividido a la sociedad británica y ha sumergido al país en una crisis. Pero comienza otra. Veinte candidatos quieren reemplazarla y son mayoritariamente Brexitiers, que buscan poder irse de la Unión Europea sin acuerdo. El Parlamento se opone a ese camino.

“Nuestras políticas puede estar bajo presión pero hay mucho que es bueno en nuestro país. Tantas cosas de estar orgullosa” continuó la ministra, en un intento de comenzar a construir un legado que será horrendo.

May pasará a la historia como una primer ministra que no supo comunicar ni ser lo suficientemente pragmática. No pudo  negociar la decisión estratégica más importante de su país después de la Segunda Guerra Mundial. Resistente, obstinada, esta “hija del vicario” se guiaba por un sentido del deber y una superioridad moral, que irritaba a sus interlocutores y volvía imposible su vínculo político con ella.

Un día después de la elección europea en Gran Bretaña y sin Brexit aún, el país se prepara para una sangrienta batalla para reemplazarla. Al menos veinte candidatos pelearán inicialmente por el liderazgo del partido y el brexitiers. Boris Johnson es el favorito de los encuestadores. Pero no está claro si es el que quieren los Torys, en un partido implosionado y que necesita unirse para sobrevivir a las divisiones y a la amenaza que representa el partido del Brexit. Pueden elegir alguien más neutral pero la pelea recién comienza y habrá varios Caballos de Troya en el camino.

Con información de: Clarín.

Comentarios